Sala de espera.

Sala de Espera.Seguramente alguna vez has estado en una sala de espera, puede que en un aeropuerto, en el dentista, en un hospital, en la sala de espera de un juzgado, en la sala de un centro de salud, en la estación de autobús, de metro ó tren. Es curioso como en estos sitios de alguna manera el cortisol y la adrenalina (hormonas responsables del estrés) se disparan, cuantas cosas se pueden observar que ocurren en estos particulares sitios de espera, por ejemplo, ayer me tocó estar en una sala de espera en un hospital, ya sabes en mi Septiembre Memorable, me tocaba control médico hematológico, en mi tiempo de espera decidí tirar de mi Evernote para escribir mis ideas, notas, etc. Transportémonos a una sala de espera en un aeropuerto, barajas en Madrid, por ejemplo, salidas, llegadas, familiares despidiendo, otros esperando, muestras de tristeza en las despedidas, amor en las llegadas, en fin nuestra parte más humana floreciendo.

Mi instructor de buceo me decía que si pones a una persona en el fondo marino se manifestará su verdadera personalidad, yo incluiría las salas de espera como lugar en donde aflora nuestra personalidad, nuestra humanidad. Son lugares de espera claro, y por tal motivo son muchas las cosas que allí pudieran ocurrir, muchas las manifestaciones de afecto, nerviosismo, angustia, paz, tranquilidad, alegría, sentimientos, emociones.

Volviendo a mi sala de espera de hospital, intentaré describírtela, servicio de hematología justo al lado de oncología, 2da. planta de un edificio que se parece a la NASA, pasillos muy largos por donde van y vienen personas, pacientes, familiares, sanitarios, administrativos y todo el que de alguna manera deba estar allí, luz blanca, temperatura fría, ventanas que muestran la esperanza en el exterior, me gustan las vistas de las ventanas de mi sala de espera, nada más y nada menos que me muestran la Sierra de Madrid, uno de mis lugares favoritos en el planeta. Sin quejas mi sala de espera me gusta, muchas sillas, para que nadie deje de estar sentado, además, ya casi lo olvidaba, su súper pantalla plana que va mostrando los números y el consultorio al que debes acceder cuando sea tu turno. Pues amigos míos en esta peculiar sala de espera, bueno todas lo son, he sido protagonista de uno de los gestos de afecto más sincero y único que un ser humano le puede expresar a otro, sentados muy cerca de mi una pareja, ella con cara de preocupación, él sin embargo con cara de amor no hacía más que abrazarle muy sutilmente, por instantes la preocupación de la chica desaparecía al sentir ese sutil abrazo, incluso sonrisas tímidas afloraron. Desconozco sus historias, por el lugar en el que nos encontrábamos podemos intuir cual será, el hecho es que no sé si el lugar siempre me pone más sensible y perceptivo pero captar este momento ha sido para mi un regalo del cielo. Tengo la certeza de que su historia será al final tan hermosa como lo ha sido su gesto.

Cuando tocó mi turno, ya era hora de entrar y saber como estaban los resultados de las pruebas y analíticas que tocaban esta vez, lo primero que hice fue darle un abrazo a mi médico, mi hematóloga, mi Angel en la Tierra, que estudio hasta el cansancio para plantarle cara a la enfermedad, para que salga victoriosa la salud y además agradecerle por su existencia, su respuesta inmediata a mi abrazo, otro abrazo, posteriormente retomando su posición como médico me invitó a sentarme para informarme que la salud sigue muy pegadita a mi, que le gusta estar en mi y que no piensa abandonarme por un tiempo. Analítica bien, el hierro y la hemoglobina se han normalizado, corazón mejor que nunca y que el próximo 12 de diciembre nos veremos. Abrazar es saludable y si son los #8abrazos de #8segundosparati que nuestro amigo Andy Stalman ha impulsado, muchísimo mejor.

La “Sala de Espera” me ha dejado un muy buen sabor. Volveré seguro y estaré alerta, sensible, perceptivo, a ver que gesto, emoción, sentimiento, palabra sale a mi encuentro. La próxima vez que te toque estar en una sala de espera, debes estar muy atento por que pasan muchas muchas cosas que posiblemente te agraden, te inspiren, te toquen. No olvides abrazar, ni agradecer día a día por la salud que tienes y por todo lo que te rodea.

Apreciado lector ya sabes para ti y para los tuyos abundante:
Salud, Ilusión y Éxitos.
Guillermo Rodríguez

Anuncios

3 Respuestas a “Sala de espera.

  1. Pingback: 1er. Aniversario Guillermo Rodríguez’s Blog “Optimismo Crónico”. | Guillermo Rodriguez's Blog·

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s