Jornadas Menudos Corazones: Reconocimiento al Voluntario.

Reconocimiento al Voluntario. Días inolvidables, únicos, excepcionales, días de esos que permanecerán en nuestras mentes y corazones por siempre. Definitivamente son esos momentos que te dejan sin aliento, sin respiración, momentos en los que el suspiro es perenne, siendo este suspiro como una especie de beso comprimido, que se descomprime cuando se lo das a todas y cada una de esas personas que te rodean, las más cercanas y porque no a las más lejanas a quienes a través de tus pensamientos les envías allá donde estén tu beso comprimido, beso que llegará ayudado por la brisa, el viento que sopla, por eso, deseo que cuando tu sientas esa brisa que toca tu rostro y te encuentres lejos del lugar en el que yo me encuentro, recuerdes que es un beso comprimido que te envío, el cual se descomprimirá justo en el momento en que lo sientas. Son esos momentos los que le dan muchísimo sentido a la vida, muchísimo, créeme…Busca esos momentos, están allí muy cerca de ti, los ves?

Ayer fue un día de estos, se celebraron Las Jornadas Anuales de la Fundación Menudos Corazones. Muy temprano (9:30 am) salía el autocar desde el Hotel Tryp Ambassador en la cuesta de Santo Domingo, 5 en Madrid con destino el Parque El Retiro, en el iban 35 chavales con edades comprendidas entre los 7 y los 17 años, acompañados por supuesto por los monitores y voluntarios. En el parque El Retiro les esperaba Pascual, una persona que es voluntaria de la ONG SEO, quien enseño a los chavales el anillamiento de aves, para que sirve y muchas otras cosas sobre las aves. Al finalizar nos fuimos a comer y que mejor sitio que el McDonald en Gran Vía, 52, ya sabes tú lo que me gusta a mi McDonald, entre hamburguesas, patatas fritas y una que otra ensalada, transcurrió la comida en un mediodía un poco lluvioso. Al finalizar la comida el autocar nos trasladó a el Museo del Familia de Carlos IV (Goya) Prado, lugar en donde realizamos una Gymkhana. Cultura, juego y aprendizaje se conjugaron para sacar muchas sonrisas, incluyendo la de La Mona Lisa, algún abrazo y muchas sensaciones extraordinarias que en ese momento impregnaban la atmósfera de tan especial lugar. Mientras tanto en el Hotel, Padres, representantes, autoridades de la fundación y voluntarios estaban reunidos presentando proyectos futuros de la fundación. Jornadas Menudos Corazones.Finalizada la visita a el museo nos trasladamos a el hotel en donde estaba preparado un acto de cierre de la Jornada.

Me fue otorgado un reconocimiento por mi labor como voluntario dentro de las diferentes actividades que realiza la fundación, alegría y emoción embargaban todo mi ser, muy cerca de mi Sebastián y Claudia sentados junto al resto de asistentes a este acto, mis palabras de agradecimiento a todos, destaqué con un ejemplo, el de el arquero con su arco y su flecha, enfocado en su actividad única de acertar en el blanco realiza su actividad con excelencia, cuando le propones que obtendrá algo si acierta, incorporas algo más en que pensar para él y por ende pierde foco en su actividad principal, el voluntariado es eso, voluntad, si esperar nada a cambio y es por eso que se hace desde la verdad, la autenticidad, es por ello que el resultado final es excelente, todo el foco está puesto en la actividad en sí, no hay nada que pueda sesgarla. Nunca antes en mi vida había recibido un reconocimiento de este tipo, tampoco lo esperaba, seguiré realizando mi actividad con el mismo cariño y entusiasmo, agradecido de que en España ha nacido mi mayor tesoro, mi hijo Sebastián, la vida me fue devuelta aquí hace unos años atrás y recibir este distinguido reconocimiento, que es el reconocimiento a todos y cada uno de los voluntarios que apoyan a esta fundación, resalté. Recibí una espectacular pintura (Foto que ilustra este post) de Joan Bennàssar, Artista español nacido el 30 de Diciembre de 1950 en Pollensa, Mallorca-España. Ésta obra de arte seguramente pueda que tenga un alto valor económico, sin embargo para mi el valor más importante es las sensaciones que me ha dejado, las emociones que en mi ha despertado, su lugar en mi casa, en mi hogar ya lo tiene, solo falta ir a enmarcarla cuanto antes.

El cierre de la jornada inmejorable todos los niños, adolescentes y voluntarios Jornadas Menudos Corazonescantando “Color Esperanza” de Diego Torres. Por eso digo: “Días inolvidables, únicos, excepcionales, días de esos que permanecerán en nuestras mentes y corazones por siempre.”

Salud, Ilusión y Éxitos.
Guillermo Rodríguez B.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s