Para empezar a tenerlo todo.

Para empezar a tenerlo todo.Para empezar a tenerlo todo la primera pregunta que debes responder es ¿Que es todo para ti?, si yo tuviera que responderla de inmediato te diría: lo que me hace feliz es el todo para mi y comenzará a pensar y a enumerar esas cosas que me hacen feliz.

Como ves el pensamiento es fundamental para empezar a tenerlo todo, es por ello que hoy quiero compartir contigo un Decálogo del dominio del pensamiento:

1.-Las palabras tienen poder.
2.-Todo pensamiento produce un efecto.
3.-Creo el universo en que vivo mediante mi pensamiento.
4.-Vivo en un universo que funciona exactamente de la manera en que lo pienso.
5.-La calidad de mis pensamientos determina la calidad de lo que vivo.
6.-El universo y la vida cooperan conmigo en el sentido que elijo con mi manera de pensar.
7.-El universo, como un espejo de aumento, me devuelve multiplicado lo que emito a través de mis pensamientos.
8.-Los pensamientos que van en el mismo sentido de la vida y el orden cósmico favorecen la circulación y la manifestación de mi energía vital, en potencia y en calidad, lo mismo que mi alegría de vivir.
9.-Los pensamientos contrarios a la vida, contrarios a la verdad, contrarios al ser, engendran debilidad y sufrimiento.
10.-La utilización positiva del poder creador del pensamiento me exige ser particularmente vigilante en la formulación de mis pensamientos.

Una vez leído esto, te invito a que juntos elaboremos un plan de acción para llevar adelante esto:

Puesto que las palabras tienen un poder (primera ley), vamos a elegir las palabras que forman nuestros pensamientos. Como todos los pensamientos producen un efecto (segunda ley) por consiguiente tendré cuidado al elegirlos pensando en sus resultados potenciales. Creo el universo en el que vivo mediante mis pensamientos (tercera ley) en consecuencia, elijo pensar un universo en el que me complazca vivir. Dado que ese universo funciona exactamente de la manera en que lo pienso (cuarta ley), decido pensar positivamente, mejoro el mundo en el que vivo. Sé que soy responsable de la calidad de mi vida, basada en la calidad de mis pensamientos (quinta ley). Si pienso positivamente, la vida y el universo cooperan conmigo (sexta ley). Al desarrollar así mi manera de pensar, me abro cada vez más a la abundancia, característica fundamental del universo y de la vida (séptima ley). Tomaré siempre como punto de referencia los criterios benéficos de la elección de mis pensamientos: que vayan en el mismo sentido que la vida y el mundo (octava ley). Optaré por construir mi vida sobre el ser y la verdad (novena ley), de este modo estoy en paz y en armonía conmigo mismo y con el mundo.
Para alcanzar este estado, me conviene mostrarme cada vez más vigilante con respecto a mis pensamientos, utilizar las palabras justas, cargadas con el poder de la verdad, el ser y el amor (décima ley).

Que mejor manera de empezar a tenerlo todo que seguir al pie de la letra este plan de acción que hemos construido para cumplir con el decálogo del dominio del pensamiento, verdad?

Salud, Ilusión y Éxitos.
Guillermo Rodríguez B.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s