“No hay medicina que cure lo que no cura la felicidad”.

Gabriel García Marquez, mayo de 1972.Gabriel José de la Concordia García Márquez, mejor conocido como Gabriel García Márquez, fue un escritor, novelista, cuentista, guionista y periodista colombiano, uno de los más grandes representantes de la literatura hispana y ganador del Premio Nobel de Literatura en 1982.
García Márquez, llamado cariñosamente El Gabo por sus amigos y por la prensa latinoamericana, nació en la pequeña localidad de Aracataca, Colombia, el 6 de marzo de 1927.

En 1999 le fue diagnosticado un cáncer linfático. Al respecto el escritor declaró en el 2000 en una entrevista al diario El Tiempo de Bogotá:

“Hace más de un año fui sometido a un tratamiento de tres meses contra un linfoma, y hoy me sorprendo yo mismo de la enorme lotería que ha sido ese tropiezo en mi vida. Por el temor de no tener tiempo para terminar los tres tomos de mis memorias y dos libros de cuentos que tenía a medias, reduje al mínimo las relaciones con mis amigos, desconecté el teléfono, cancelé los viajes y toda clase de compromisos pendientes y futuros, y me encerré a escribir todos los días sin interrupción desde las ocho de la mañana hasta las dos de la tarde. Durante ese tiempo, ya sin medicinas de ninguna clase, mis relaciones con los médicos se redujeron a controles anuales y a una dieta sencilla para no pasarme de peso. Mientras tanto, regresé al periodismo, volví a mi vicio favorito de la música y me puse al día en mis lecturas atrasadas.”

Citas más célebres del escritor colombiano:
“No hay medicina que cure lo que no cura la felicidad”, una de mis favoritas.
“El periodismo es el mejor oficio del mundo”.
“Me desconcierta tanto pensar que Dios existe, como que no existe”.
“La sabiduría nos llega cuando ya no nos sirve de nada”.
“El escritor escribe su libro para explicarse a sí mismo lo que no se puede explicar”.
“El mundo habrá acabado de joderse el día en que los hombres viajen en primera clase y la literatura en el vagón de carga”.
“La vida no es la que uno vivió, sino la que uno recuerda, y cómo la recuerda para contarla”.
“Nunca releo mis libros, porque me da miedo”.
“La peor forma de extrañar a alguien es estar sentado a su lado y saber que nunca lo podrás tener”.
“El amor es tan importante como la comida. Pero no alimenta”.
“La memoria del corazón elimina los malos recuerdos y magnifica los buenos, y gracias a ese artificio, logramos sobrellevar el pasado”.
“El problema del matrimonio es que se acaba todas las noches después de hacer el amor, y hay que volver a reconstruirlo todas las mañanas antes del desayuno”.
“El día que la mierda tenga algún valor, los pobres nacerán sin culo”.
“Ningún lugar en la vida es más triste que una cama vacía”.
“Hay que ser infiel, pero nunca desleal”.
“El secreto de una buena vejez no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad”.
“Los seres humanos no nacen para siempre el día en que sus madres los alumbran, sino que la vida los obliga a parirse a sí mismos una y otra vez”.

Eli Bravo en su último artículo de inspirulina, “El Gabo que conocí” dice: “Una mirada que viene de un alma sabia que ha aprovechado cada instante de su vida. Los ojos de Gabo eran los de un ser humano que nunca deja de maravillarse, de hacerse preguntas, de jugar con su ingenio.
Así fue el Gabo que conocí fugazmente. Se parecía mucho al que conocí mejor en las historias fascinantes de sus libros y al que me han contado otros amigos que mantuvieron una relación cercana con él. Un García Márquez tropical, caribeño, jodedor e inquieto”.
Un privilegio para Eli el haber podido conocer en persona a Gabo, de alguna manera todos los que le leímos le conocimos, genio latinoamericano gracias por tu aporte, seguirás presente siempre entre nosotros con tu obra.

Salud, Ilusión y Éxitos.
Guillermo Rodríguez.

Anuncios

3 Respuestas a ““No hay medicina que cure lo que no cura la felicidad”.

  1. Pingback: "No hay medicina que cure lo que no cura la felicidad". | Noticias de mi Tierra·

  2. Hola Guillermo, como siempre interesante y “dulcificante” del alma.
    LA cita “No hay medicina que cure lo que no cura la felicidad”, me recuerda un viejo adagio francés, favorito de mi Madre, que reza: “Dilatarse el vaso (no sé porqué ese órgano) por lo menos 5 minutos al día es bueno para la salud”.
    O lo que es su traducción en una lengua más “profana”: “reír por lo menos 5 min. al día es bueno para la salud”.
    :-))

    • Apreciada Zulima!
      Un placer para mi recibir la visita y comentarios de una muy buena amiga, nacida en el país de uno de los mejores escritores que ha tenido la humanidad, que ha ido a hacerle compañía a los ángeles y que nos cuidara desde donde quiera que este. Sus libros permanecerán siempre entre nosotros. “Dilatarse el vaso” puede que se refiera a el vaso linfático, estos son canales delgados y diminutos que transportan material de desechos y células del sistema inmunitario en un líquido llamado linfa. Al Dilatarse aumentan su diámetro favoreciendo el desecho. Esta sería la explicación médica científica, tiene mucho sentido con lo que mencionas, sin duda alguna eliminar desechos y lastré es muy bueno para la salud. Fuerte abrazo gran amiga y muchísimas gracias por tu aporte.
      Guillermo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s