La paciencia tiene premio.

La Paciencia tiene premio. Si concibes tu vida en función de la creencia de que a los demás no les cuesta nada seguir adelante y cumplir sus objetivos, estás muy equivocado. Más allá del esfuerzo y de la suerte, existe una virtud que te permite alcanzarlo (casi) todo: la paciencia. Cuantas veces a lo largo de nuestras vidas perdemos la paciencia, incluso sin saber que estábamos muy cerca de lograr nuestro objetivo, solo faltaba justo ese toque, resaltar esa virtud, la paciencia y la confianza de que al final lo alcanzarías. Es en esos momentos turbios, circunstancias difíciles, situaciones cuesta arriba, problemas, dificultades tras dificultades, en los que se debe exaltar esta preciada virtud: La paciencia, ¿Como lo hacemos?, si es justamente en esos momentos en los que no precisamente la lucidez nos acompaña.

He sido toda mi vida un amante de los deportes y es por ello que considero un buen ejemplo de paciencia los gimnastas, que se preparan concienzudamente para cada competición durante meses o, incluso, años. De ahí que, para autoeducarnos en la paciencia, pudiéramos recurrir a ideas muy similares a las que utilizan en gimnasia:

-No se realiza con perfección un ejercicio (ni casi nada en la vida) a la primera. Si la primera vez no sale bien, estupendo, pero no debemos acostumbrarnos a ello. Además, no podemos negar que algo que cuesta suele valorarse más.

-No se puede desear quererlo todo y ahora. O viviremos eternamente frustados.

-Hay que aceptar los defectos sin claudicar ante ellos. Porque podemos superarlos.

-Además, hay que tener paciencia con los defectos de los demás; casi siempre solemos exagerarlos y convertirnos en víctimas.

-No se trata de no caer nunca, sino de levantarse siempre. No pierdas el tiempo en lamentarte: empléalo en mejorar.

-Es importante ser realista: sólo podemos ganar aquello que está a nuestro alcance.

¿Que te han parecido estas ideas? ¿Añadirías alguna más? Claro, escribirlas, mencionarlas, leerlas es fácil, lo difícil es llevarlo a la práctica, pero déjame decirte algo: Allí está el reto de la vida, convertir lo complejo, difícil en algo simple y fácil. ¿Me acompañas?.

Al final todo estará bien, si no es así, significa que aún no es el final. Yo el primero que debe cultivar la paciencia, debo autoeducarme en está virtud, más ahora que nunca antes, a pesar de la vida de vértigo que vivimos, los sueños se ven constantemente saboteados por los miedos, apartemos esos miedos para darle paso a la paciencia, al trabajo constante, el esfuerzo y la confianza de que tus sueños, nuestros sueños se materializarán, porque al final La Paciencia tiene premio.

Salud, Ilusión y Éxitos.
Guillermo Rodríguez.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s