Conózcanse.

Conózcanse.Los comienzos siempre traen consigo oportunidades, sueños, deseos, propósitos. Comienzos ó inicios de año, mes, semana, comienzo de una amistad, inicio de una relación, arranque de un proyecto, etc.

Conocerse a sí mismo es parte de un proceso largo y complejo. Es el ejercicio pleno de la vida, el vivirla para vivirla y no para contemplarla. Sacarle a cada día el mejor provecho e ir almacenando conocimientos y experiencias, capaces de elevarnos a niveles de compresión que nos permitan avanzar en este aprendizaje. No es suficiente conocer la felicidad, hay que sentirla, compartirla y apreciarla, para cuando llegue la desdicha poder sopesarlas y aprender de ellas.

La rutina es el peor enemigo del hombre, lo envejece, le atrofia la creatividad y lo hace ver fastidioso ante los demás. Igualmente le impedirá aumentar sus marcos referenciales y llegará un momento que no tendrá nada diferente que decir. Lo ideal es que vivamos descubriendo nuevas realidades, dificultades, áreas y hasta temperamentos humanos, si en verdad queremos desarrollar la intuición a grados que asombren.

Podemos determinar el carácter de una persona por un gesto, una mirada o la forma de caminar. Saber si es verdad o mentira lo que nos dicen y si hay sinceridad en esas palabras. Si no conocemos gente heterogénea con experiencias y actitudes diversas, es imposible agudizar el sentido de la intuición, cuya utilidad no la cuantificaremos en dinero, sino en satisfacción al saber que podemos percibir elementos que otros están distantes a detallar. La vida es un obsequio que nos fue dado para que la convirtiésemos en vehículo hacia la felicidad, las flores, los pájaros, el cielo, las montañas, mares y ríos fueron creados para que el disfrute fuera completo, incluso nos fue concedido el talento en la música, la literatura, la pintura y todas las demás artes que alimenta el espíritu.

Permanecer quietos es una maldad imperdonable con nosotros mismos, caer en la rutina es no permitirle a la vida que se manifieste, porque en definitiva nos estamos negando y al negarnos desaparecemos y al desaparecer no podemos ser felices. La felicidad no es el amor, ni el dinero y mucho menos la fama, es tan simple que hasta risa da…la felicidad es conocernos para poder conocer a los demás, después de eso el amor, el dinero y la fama se reirán con nosotros.

Aprovechemos cada comienzo, cada inicio, para profundizar cada vez más en el autoconocimiento, es una de las mejores inversiones que podemos hacer en nosotros mismos.

Carpe diem, quam minimum credula postero
“aprovecha el día, no confíes en el mañana”

Salud, Ilusión y Éxitos.
Guillermo Rodríguez Borges.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s