Lustrar los Zapatos.

Lustrar los zapatos.Cuando la realidad nos toca parte de nuestra fantasía se despide, pero una porción indispensable se queda para siempre. En una oportunidad de mis días más pequeños me expresé a través de la inocencia. Es el lenguaje interior sagrado, la sensación de vida más cercana a lo ingenuo, donde la vista y el alma en un solo núcleo dan forma a lo que nos rodea.

Todo parece ser del color que le damos, los movimientos dependen del íntimo deseo y nos convertimos en inventores de nuestras propias historias. En un segundo podemos ser gladiadores, vaqueros o vikingos. Alternar con dragones o dinosaurios o darle un beso a la niña que nos hace sentir vivos en la escuela. En estas horas tan nuestras no existe el miedo, somos valientes a tiempo completo y héroes hasta que los años quieran.

En medio de la fantasía muchos han encontrado la ciudad de los silencios, donde se escucha lo que vemos y enmudecen los regaños, las discusiones y las ordenes adultas. Es algo parecido a crear un mundo donde se crece hasta los siete años, porque después de esa edad todo se vuelve rígido, más formal y enmarcado dentro de la más absurda responsabilidad.

Después de los siete es común escuchar esta frase “ya eres un hombrecito y debes comportarte como tal”. Uno siente que le cierran la puerta del pasado y le abren la del aburrimiento, donde hay que ponerse agua de colonia, lustrar los zapatos, peinarse para otros y evitar que la ropa se ensucie. Pero lo peor de todo es que se debe pensar con los cinco sentidos y utilizar una palabra que Aristóteles inventó para castrar la imaginación. Lógica, compuesta por seis letras que causan escalofrío, que nos reducen a la máxima realidad y al mínimo concepto de lo que deseamos hacer.

Porque la realidad tiene lógica pura y la fantasía polvos mágicos que nos elevan hasta la mejor sonrisa. Estoy seguro que cuando hay tristeza la lógica anda cerca, que la verdad absoluta depende de ella y hasta la muerte tiene que ver con su amplísima lista de calamidades. Trate de no cumplir más de siete años, pero como era de esperarse la lógica me incluyó en su lista y hoy tengo cuarenta y tres lógicos e irremediables años.

Salud, Ilusión y Éxitos.
Guillermo Rodríguez B.

Anuncios

2 Respuestas a “Lustrar los Zapatos.

  1. 43 lógicos e irremediables años llenos de fantasia, con polvos magicos, mostrando siempre a los que estan a tu alrededor la mejor de las sonrisas, irrefutablemente cumpliste mas de 7, pero conservas a ese menor de 7 dentro de ti, que exista peter pan pero fuera del pais “nunca jamas”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s